Cuando empecé a trabajar como profesor de español me di cuenta de que era complicado encontrar recursos fuera de lo común para los estudiantes de nivel intermedio. Buscaba recursos que hablaran de temas de actualidad y con un enfoque más adulto. Es por eso que decidí crear el pódcast de Spanish Language Coach. Dos años después y con más de un millón de descargas continúo creando nuevos episodios con el objetivo de demostrar a los estudiantes que pueden entender y hablar de temas complejos en español.

Puedes encontrarme en:

www.spanishlanguagecoach.com

Pódcast: https://link.chtbl.com/spanishlanguagecoach

Instagram: https://www.instagram.com/spanishlanguagecoach/

YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCs6j7INyHM8r4N-eHenbkBQ


¿Es todavía un buen momento de crear un pódcast?

El podcasting se inventó hace ya algunos años y en algunos países está más extendido  que en otros, pero en términos generales todavía está en pañales.

Date cuenta de como muchos oyentes de pódcasts hablan del último pódcast que han escuchado, en lugar de decir el último episodio. Todavía no estamos acostumbrados a la terminología. Si te decides a hacerte podcaster asume que lo más probable es que tengas que explicar a bastantes personas en qué consiste eso del pódcast. Yo siempre digo que es como un programa de radio grabado que puedes escuchar cuando quieras.

Por cierto, es probable que también necesiten un tiempo hasta pronunciar la palabra pódcast correctamente. Hasta entonces dirán cosas como “potcas” o “poscas”. La palabra podcast está formada por dos palabras. La primera parte de la palabra (pod) viene del Apple iPod, mientras que la segunda, de la palabra “broadcast” que significa emisión.

Pongamos ahora el foco en lo que has venido a leer. Es posible que estés pensando en crear contenido en tu propio pódcast. Pero, ¿es un pódcast la mejor herramienta para todos los educadores? En mi opinión, no. De la misma forma en la que crear vídeos no es para todos. Lo primero que haría sería identificar a las personas a las que quieres llegar. ¿Tienes un perfil demográfico?, ¿sabes cuál es el rango de edad o los países a los que quieres llegar?

A continuación necesitaremos hacer algo de investigación. ¿Ese perfil al que quieres llegar está escuchando pódcasts actualmente?

Si no lo hace, quizás no es la mejor idea crear contenido en formato pódcast. Aunque si tenemos una visión de largo plazo, sí puede ser una buena idea crear contenido y beneficiarte de ser el primero en llegar. Esto puede ser interesante sobre todo si el contenido que creas es atemporal.

Si tu audiencia objetivo ya escucha pódcasts es evidente que crear tu propio pódcast podría acercarte a ellos. Es probable que no seas el primer podcaster que habla del mismo tema, pero vas a tener la oportunidad de ver qué funciona y diferenciarte.

Busca en una plataforma de pódcast la categoría en la que tu pódcast estaría incluido. ¿Cuáles son los más escuchados?, ¿cómo podría el tuyo aportar algo diferente?, ¿cómo monetizan esos creadores su contenido?

También se puede dar el caso de que aunque tu audiencia objetivo escuche pódcasts, el tipo de contenido que necesitas crear es incompatible con el formato audio. Si por ejemplo eres profesor de pintura, imagino que es más lógico que crees contenido en formato vídeo que en audio.

Pongamos que ya has decidido que el pódcast es una buena opción para darle forma a tu contenido. Aquí te recomendaría que no subestimes el valor de la portada y el nombre de tu pódcast. Piensa en lo que pasa cuando entras a una librería. Cientos de libros con portadas maravillosas en las estanterías intentado atraer la atención de un potencial lector. De la misma forma, la portada te va a ayudar a destacar en los resultados de búsqueda en una plataforma de pódcast.

Imagina que buscas un pódcast sobre economía en Spotify y la mayoría de resultados son portadas llenas de símbolos de diferentes divisas, gráficas y los colores son predominantemente oscuros. Quizás pueda ser una buena idea crear una portada con una estética diferente, que destaque frente a las otras. Creo que incluir tu propia imagen también es una idea estupenda. Los oyentes queremos conocer la cara de la persona que nos habla, sin embargo la mayoría de podcasters prefieren guardar el anonimato. ¡Sé valiente y da la cara!

Ser estratégico con el nombre de tu pódcast o el nombre de tu proyecto también es una excelente idea. Cuando empecé a crear contenido por primera vez, mi proyecto se llamaba “Spanish with César”. ¿Sabes cuántos profesores de español usan esa misma formula? Cientos. Intenta buscar algo que sea identificable con el contenido que vas a crear y evita fórmulas manidas.

Puede que ya hayas decidido crear tu pódcast y que en unas semanas el primer episodio esté disponible. Ahora vienen las malas noticias: es muy probable que abandones tu pódcast antes de llegar a los diez episodios. No lo digo yo, lo dicen las estadísticas.

En el 2021 se llegó a la cifra de los dos millones de pódcasts disponibles. Sin embargo, solo un 36% de esos dos millones tenían más de diez episodios. Es decir, un 64% de los pódcast nunca llegaron a los once o más episodios.

El éxito de la noche a la mañana no existe, y no vas conseguir crear una audiencia de oyentes fieles en unas semanas. Se requieren horas de dedicación e incluso un sacrificio económico. Ya sabemos que el tiempo es oro, y el coste de oportunidad de producir un episodio de pódcast es indudable. Tienes que tener claro que la creación de contenido es una inversión de medio/ largo plazo.

Para evitar formar parte de ese 64% de pódcasts que se quedaron a medio camino te sugiero ser realista con las expectativas y grabar al menos cuatro episodios antes de subir el primero. Eso te ayudará a ganar algo de momentum y no frustrarte cuando veas que el primer episodio apenas lo ha escuchado gente.

Si crees que tienes algo que decir y el pódcast en un buen vehículo para ello te ánimo a ponerte delante del micro, alzar la voz y encontrar a tu gente. ¡Nos escuchamos!

Artículos recomendados