Enseñé ESL en la universidad, soy autora de novelas, planes de estudio y manuales de inglés. A través de mi canal de YouTube, Enjoy English With Mrs. A, enseño inglés y hablo sobre temas culturales desde la perspectiva de una guiri que adora España. Apuesto por la innovación en el aula y las herramientas digitales.

Me podeís encontrar también en Instagram: https://www.instagram.com/enjoyenglish.mrs.a/


El profesor tradicional es un mito urbano

Os podría contar la historia de mi primera clase de inglés en el año 2008. Mi primera vez enseñando inglés a un alumno español que tenía, además, un alto cargo directivo en una empresa de energías renovables. Os podría contar cómo el autobús me dejo más lejos de lo que esperaba y tuve que escalar una colina a todo gas y cómo me resbalé como una bola de nieve en el césped recién cortado de manera que llegué a clase con unas pintas de animal de granja además de guiri. Pero llegué puntual y preparada, a pesar de tener solo 23 años. No obstante, esa no es la historia que os voy a contar hoy, aunque ese día entero fue como una película de comedia.

Hoy vamos a hablar del trabajo del profesor y cómo desde mis inicios en la enseñanza, me di cuenta de que además de enseñar la materia, mi trabajo era saber dosificarla, eligiendo las actividades adecuadas tanto para el nivel como para la personalidad de mis alumnos de manera que les resulte interesante. Porque después de catorce años de experiencia enseñando inglés en las aulas españolas, os puedo confirmar que no conozco ningún profesor que enseñe su materia utilizando un solo recurso.

Ese es el mito que está circulando en los anuncios por parte de ciertas empresas que venden “cursos revolucionarios de inglés” y que te quieren llevar al bilingüismo en escasos meses. Pintan al profesor como a una criatura cavernícola cuyo trabajo es dar una clase aburridísima usando exclusivamente el libro de clase.

La realidad de las aulas del siglo XXI es muy diferente, ya que los maestros utilizamos los libros como guías, pero llevamos años apoyándonos en la gamificación y en múltiples recursos para reforzar la materia impartida tanto el las clases particulares como en las instituciones donde estamos enseñando.

También tengo que reconocer que el pequeño milagro de personalizar un curso de inglés acorde a los puntos fuertes y débiles del alumnado se puede realizar en clases particulares y en grupos reducidos, donde el maestro tiene más libertad a la hora de optimizar el contenido y ese contenido nunca se reduce a un simple libro de clase.

La ludificación o gamificación es un método que consiste en el uso de elementos de juego con el fin de complementar los procesos educativos a través de actividades interactivas que despiertan el interés de los estudiantes. Y sí, la gamificación es una herramienta aplicable a cualquier edad, ya que la complejidad de estos juegos va acorde al desarrollo cognitivo de las personas.

Utilizamos a diario apps como Brainscape, Pear Deck, Kahoot!, Socrative, Celebriti para reciclar el vocabulario y aprender jugando a cualquier edad. Utilizamos un sinfín de vídeos educativos realizados por educadores digitales en plataformas como YouTube, Instagram, Twitch, TikTok, o de podcast para reforzar la materia.

El trabajo real del profesor es el continuo descubrimiento y la aplicación de las nuevas tecnologías en el aula para complementar la teoría que ofrecen los libros de clase.

Tenemos una relación dinámica tanto con las apps educativas como con los educadores digitales, ya que siempre complementamos nuestras clases con su contenido. Precisamente gracias al educador digital puedo corregir la tarea de mis alumnos mientras les pongo un vídeo educativo. Y gracias a las apps podemos reciclar el vocabulario nuevo o hacer de enseñar la gramática una experiencia amena.

La Educación es un organismo vivo, continuamente evolucionando para adaptarse a su alumnado.

Me entristece ver que ciertas empresas que venden cursos online ven al maestro como competencia y promocionan sus productos o servicios utilizando lemas que descreditan al cuerpo de profesorado, cuando en realidad nosotros podríamos ser los primeros promotores de un producto dedicado al aprendizaje.

En el mundo de la enseñanza, los que estamos en ello por vocación somos un equipo y la meta común es llevar a nuestro alumnado a lo más alto. Gracias a las nuevas tecnologías, a la digitalización de la educación, EdTech, apps y educadores digitales, nuestro equipo es cada vez más grande y está mejor preparado. No debe existir polarización o división entre el cuerpo de maestros y los avances digitales en el campo de la educación, sino todo lo contrario. Juntos somos el cóctel perfecto.

Artículos recomendados