Soy licenciado en química, con máster en síntesis, catálisis y diseño molecular. Actualmente compagino el doctorado con ser profesor de química, tanto en la universidad como asociado, como en redes sociales, donde me encuentro entre los referentes hispanos de química a nivel universitario con mi canal de youtube https://www.youtube.com/breakingvlad. También soy CEO de mi propia academia de química online https://www.breakingvlad.com.

Youtube: https://www.youtube.com/breakingvlad (breaking vlad)

Twitter https://twitter.com/BreakingVlad (@breakingvlad)

Instagram https://www.instagram.com/laboratoriodevlad/ (@laboratoriodevlad)

TikTok https://www.tiktok.com/@breakingvlad (@breakingvlad)

Academia Online: https://www.breakingvlad.com


¿Cómo enseñar en redes?

Me gusta subrayar la palabra “enseñar” porque actualmente las redes están (lógicamente) enfocadas sobre todo al entretenimiento. Debido a la fugacidad de los contenidos y a la facilidad de acceder a información, es lo más sencillo y normal del mundo, que, tras recibir cierta información, dentro de 10 minutos ya no lo recuerdes, entonces ¿Has aprendido? ¿Te han enseñado?.

En este punto se podría abrir el melón de: ¿enseñar o divulgar? Bajo mi punto de vista, la divulgación, si bien el objetivo último es enseñar algo nuevo, difiere bastante en la forma con la enseñanza. Me explico:

Divulgar trata de hacer ameno un contenido específico para el público general de modo que dicho conocimiento llegue a cuanta más gente mejor. Esto implica simplificar muchos conceptos y hacerlo audiovisualmente más atractivo.

La enseñanza trata de hacer adquirir un conocimiento específico a alguien que le interesa o que lo necesita. En primer lugar, no se trata de hacerlo llegar a gente nueva, sino a los que lo buscan, y en segundo lugar, no necesariamente debe ser tan atractivo.

Sin embargo, si no se llega a gente nueva, y no es atractivo. ¿Cómo enseñar en redes? Realmente es un tema complicado. Pongámonos en el ámbito de YouTube, si subes un vídeo titulado “Potenciales Redox”, seamos honestos, poca gente va a ver ese vídeo. Entonces, si nadie lo ve, o no se comparte, y no llega a gente, ¿Estás realmente enseñando? ¿Estás consiguiendo tu objetivo? La respuesta es: depende.

El potencial de enseñar a través de redes es que no generas un contenido entretenido sino un contenido útil. Esto se ve muy claro si nos lo imaginamos como un tutorial. Imagínate que se acerca Halloween, nunca has tallado una calabaza y buscas en Google: “Cómo tallar una calabaza”. Seguramente el primer vídeo más corto que veas, vas a verlo y, si lo explica bien, aprenderás cómo tallar la calabaza. Completando tu misión para Halloween.

La persona que publicó el vídeo quizás lo hizo en febrero. Y, lógicamente, tendría pocas visitas, ¿Quién va a buscar eso en febrero? Pero de repente llega Halloween, y las visitas suben drásticamente.

Exactamente lo mismo sucede en educación. El vídeo de Potenciales Redox, no va a tener visitas en el momento de la publicación, pero a medida que los estudiantes vayan necesitando la información, la buscarán en internet y ¡bum! Aparecerá el vídeo.

Si el título, la miniatura y la duración del vídeo (la información que aparece a primera vista) convencen al preocupado alumno, entonces verá el vídeo. Y si encima le resuelve correctamente la duda, puede compartirlo con más compañeros que tengan la misma duda. Por lo que, progresivamente, a un ritmo lógicamente más lento que otros tipos de canales, el canal iría cogiendo protagonismo en el ámbito de la química.

De momento hemos hablado de la diferencia básica en un canal docente con respecto a canales más divulgativos, sin embargo, en el primer párrafo he comentado una problemática existente en las redes sociales y es la fugacidad del conocimiento. Como decía, es fácil que a los 10 minutos ya no recuerdes lo que has visto. ¿Cómo sobrellevamos esto de la mejor manera posible? Realmente, en los vídeos de docencia ese problema no es tan drástico.

La principal diferencia entre un contenido docente (incluidos tutoriales) y el entretenimiento es que el que lo busca es por voluntad propia. Me explico: Cuando un alumno va al colegio, no le queda otra que estar ahí. Si de 9 a 10 le toca mates, le toca mates, quiera o no, es su obligación asistir como estudiante. Sin embargo, cuando un estudiante ve un vídeo, en la mayoría de los casos, es porque él mismo lo busca. El cambio de contexto es importantísimo, ya que la voluntad o necesidad de aprender marca realmente la diferencia.

Cuando el alumno busca un contenido porque necesita cierta información, presta atención y, si ha de estudiar en base a ello, toma todos los apuntes necesarios y se esfuerza en retener lo aprendido porque es, justamente, lo que busca.

Volvemos de nuevo al ejemplo de la calabaza de Halloween. Si quieres aprender cómo hacerla, sacarás el máximo provecho al vídeo, e incluso es posible que el año siguiente ya no necesites volver a recurrir al vídeo porque te acuerdas. De hecho, a nivel interno, siempre tengo la broma con mis compañeros que en la academia tenemos éxito cuando el cliente nunca vuelve.

Ahora bien, ¿Cómo enfoco el contenido para que ese preocupado alumno vea mi vídeo antes que el de otra persona? Aquí es donde entran las diferentes estrategias de cada uno y sus capacidades, y sobre todo, del público objetivo.

¿Quieres dar clases a alumnos de instituto? Tus vídeos deberán tener unas características ¿Buscas dar clases a alumnos de universidad? Deberán tener otras.

En mi caso la mayoría del contenido está enfocado a estudiantes adultos y/o universitarios, por lo que los vídeos deben ser cortos, concisos e ir directos a la información que buscan. Generalmente es gente ocupada, con más cosas que hacer o con algún deadline por lo que cuanto más conciso sea, mejor. Como anécdota, hay un vídeo que dura 10 minutos, y en el daba una pequeña introducción al principio, pues muchos de los comentarios son del tipo “el vídeo comienza en 2:35”, por ejemplo. Una clara señal de que el público, viene a lo que viene.

Por todos estos motivos, y muchos más realmente, considero que la docencia en internet es un tema bastante complejo de abarcar. En este pequeño texto he tratado la situación y el contexto social de enseñar en redes, sin embargo, lógicamente también se requiere un mínimo de calidad y rigor para mantener un flujo constante, así como actualizar los vídeos que queden obsoletos y mantener un ritmo de producción. Por otro lado, en este ámbito también es especialmente particular la búsqueda de patrocinios y colaboraciones.

Si estás pensando, o has pensado, en dedicarte a la docencia en redes, te animo a ello, pero debes tener muy claro tu objetivo, y las barreras con las que te puedes encontrar, espero que este post te haya ayudado a tener una idea más clara de cómo funciona este sector tan especial de las redes.

Artículos recomendados